facebooktwitteryoutube

La preparación efectiva para tocar bajo presión 1/2 (Luis F. Fred) PDF Imprimir E-mail
Lunes, 03 de Septiembre de 2012 19:18

luis_fred1     ¿Siento nervios o ansiedad al tocar frente a un público? Les confieso que siempre los tengo en mayor o menor grado. A mí me parece que todos hemos padecido de lo mismo. No importa la ‘silla’ que se ostente en una orquesta sinfónica, o la cátedra que se tenga en un conservatorio o departamento de música; el tocar frente al público es un ejercicio de honestidad y a la vez de humildad. El recital o concierto es el momento en el cual exponemos nuestro arte. Al exponernos, nos presentamos tal cual somos, con nuestras fortalezas y debilidades. Eso es lo bonito y a la vez difícil de nuestro arte; solo existe al momento de ejecutarse.

     En mi estudio particular, recibo con consistencia preguntas relacionadas al control de los nervios. Hay ejercicios de aire y de visualización que ayudan a controlar esta situación. Pero en este artículo, me quiero enfocar en aspectos fundamentales de ejecución que deben ocurrir de manera constante en nuestra práctica. Definamos éstos de forma concreta: escuchar las notas antes de tocarlas, tomar el aire de forma eficiente y, resonar las notas de forma clara.

      He acumulado unos años de experiencia enseñando. Ésta me ha revelado que el trombonista joven promedio está enfocado en solo 3 cosas; tocar cada vez más rápido, cada vez más agudo, cada vez más fuerte. Este síndrome de “higher, faster, louder” jamás llevará al ejecutante a ser un instrumentista musicalmente completo y, con una emisión económica y eficiente. Al contrario, el afán de subir cada vez más y más; causa compresión innecesaria en el registro medio, se descuidan por completo los graves y pedales, y peor aún, la dinámica ‘piano’ desaparece del panorama.

     Ningún edificio se puede sostener si su base o columnas son débiles. Entonces cabe la pregunta: ¿Pretendemos sostener nuestra ejecución y carrera profesional cuando nuestra ‘base’ y ‘columnas’ están seriamente afectadas por estar ‘adornando’ el techo todo el tiempo? Es mi esperanza que al terminar de leer este artículo y de aplicar los ejercicios que expongo; un grado de sensatez entre en su práctica individual, y su enfoque cambie hacia uno en mejorar de forma saludable y holística. En el mismo voy a proponer varios ejercicios de emisión. Los presento para ser aplicados a pasajes típicos de repertorio de concierto requerido en Conservatorios en todo el mundo. Espero los ayuden a sentirse equipados de salir airosos, aún en condiciones extremas de nervios.